Versión para impresiónEnviar por correo electrónico
El consentimiento de los participantes que presentan ofertas dentro de un proceso licitatorio es necesario para que la administración pueda revocar directamente el acto de apertura: Consejo de Estado
La sección tercera del Consejo de Estado afirmó que la administración no puede revocar directamente el acto de apertura del proceso de selección, sin el consentimiento expreso de los participantes que hubieran presentado sus ofertas dentro del plazo de la licitación.
Jueves, Diciembre 18, 2014
No destacar
Consejo de estado

La sección tercera del Consejo de Estado recordó que el acto de apertura del proceso de selección es un acto administrativo de carácter general que crea una situación jurídica abstracta e impersonal dirigida a una pluralidad de sujetos de derecho que no están “individualmente determinados”. Dado que este acto invita públicamente a quienes estén interesados y que cumplan con los requisitos establecidos en el pliego de condiciones, para participar en igualdad de condiciones en el proceso de selección del contratista del Estado.

Así pues, en el acto de apertura se establecen los lineamientos preliminares del proceso licitatorio, ya que se fija el objeto del contrato, los plazos, los sujetos a quienes está dirigido, entre otra información. Este acto agota sus efectos con el acto administrativo que adjudica la licitación o con el que la declara desierta. Además por su relevancia jurídica, el acto de apertura puede ser impugnado de manera autónoma o retirado del sistema jurídico de forma definitiva, a través de la revocatoria directa.

Ahora bien, la sección tercera en su jurisprudencia aclaró que para que el acto de apertura sea revocado directamente por la administración, antes de que se adjudique o declare desierta la licitación, “se debe observar las situaciones jurídicas que se han generado y las razones que conducen a adoptar la decisión, para evitar que el acto revocatorio surja viciado de nulidad”.

Por eso si los interesados no han presentado sus ofertas dentro del proceso de selección, la administración puede revocar discrecionalmente el acto de apertura. No obstante, si ya se ha presentado alguna oferta por parte de los interesados, para poder revocar el acto la administración debe solicitar el consentimiento de quien o quienes hayan presentado una oferta dentro del término establecido en el pliego de condiciones, como lo consagra el artículo 28 del Código Contencioso Administrativo. De manera que la revocatoria que se haga sin tal consentimiento surge viciada de nulidad por expedición irregular, salvo que el acto de apertura haya ocurrido por medios ilegales (inciso segundo del artículo 73 del Código Contencioso Administrativo).